.

.

sábado, 18 de junio de 2016

El Institute on Race, Equiality and Human Rights , La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, TRANSSA-Trans Siempre Amigas, Caribe Afirmativo y la Coalición de Activismo LGBT Dominicano realizaron la Presentación del Informe de Violencia Contra Personas LGBTI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El Institute on Race, Equiality and Human Rights , La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, TRANSSA-Trans SiEempre Amigas, Caribe Afirmativo y la Coalición de Activismo LGBT Dominicano realizaron la Presentación del Informe de Violencia Contra Personas LGBTI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el pasado martes 14 de junio en el Hotel Radisson, Santo Domingo.

El informe fue presentado por Emilio Álvarez Icaza, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, fue comentado por los activistas Alejandra Sarda de la Coalición LGBTTI y Mónica Ruiz y Christian King de TEPA y TRANSSA respectivamente, así como del Señor Embajador José Luis Machado e Costa representante permanente de Brasil ante la OEA, conto con la moderación de Carlos Quezada director ejecutivo del Institute on Race, Equiality and Human Rights.

La actividad se realizo en el marco de las actividades alternas a la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos-OEA y conto con la presencia de activistas LGBT  de República Dominicana y diversos países de Latinoamérica.



El Señor Embajador José Luis Machado e Costa representante permanente de Brasil ante la OEA,
Carlos Quezada director ejecutivo del Institute on Race, Equiality and Human Rights, Christian King de TRANSSA, Alejandra Sarda de la Coalición LGBTTI y  Mónica Ruiz de TEPA.

 Christian King de TRANSSA y la Coalición de Activismo LGBT Dominicano mientras realizaba sus comentarios al informe.
Emilio Álvarez Icaza, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y los activistas Carlos Quezada director ejecutivo del Institute on Race, Equiality and Human Rights, el Señor Embajador José Luis Machado e Costa representante permanente de Brasil ante la OEA, Christian King de TRANSSA,  Alejandra Sarda de la Coalición LGBTTI y Mónica Ruiz de TEPA.

La actividad contó con la presencia de activistas LGBT nacionales e internacionales.
Momento en que las personas trans se pusieron de pie, con el cual se confirmo en los espacios son minorías por el mismo sistema excluyente que les limita el derecho de alzar la voz.
Monica Ruiz de TEPA y la Coalición de Activismo LGBT Dominicano mientras realizaba sus comentarios al informe.
Thalia Alemndares, Nicole Yulliand y Nicole de los Santos voluntarias de TRANSSA.
El informe fue presentado por Emilio Álvarez Icaza, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Informe de Violencia Contra Personas LGBTI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

RESUMEN EJECUTIVO

1.La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante "Comisión
Interamericana", "Comisión" o "CIDH") se encuentra preocupada por los altos índices
de violencia que se registran contra personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e
intersex (LGBTI), o aquellas personas percibidas como tal, en el continente
americano, y la ausencia de una respuesta estatal eficiente frente a dicha
problemática. Esto se evidencia en la falta de adopción de medidas efectivas para
prevenir, investigar, sancionar y reparar actos de violencia cometidos contra
personas LGBTI, de acuerdo al estándar de debida diligencia. Mientras que la CIDH
reconoce que se registran avances en algunos Estados Miembros de la Organización
de los Estados Americanos (en adelante “OEA”), la violencia contra personas LGBTI
continúa ocurriendo de manera generalizada en todo el continente americano.


2. El informe se enfoca de manera particular en actos de violencia física contra las
personas con orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género no
normativas, o cuyos cuerpos varían del estándar corporal femenino y masculino en
América. En relación con los actos de violencia contra personas lesbianas, gays,
bisexuales y trans (LGBT)1, la CIDH destaca en este informe que éstos suelen
demostrar altos niveles de ensañamiento y crueldad. Por ejemplo, en varios casos
documentados por la CIDH, los cuerpos sin vida de personas LGBT demuestran que
han sido torturados, sus genitales mutilados, sus cuerpos descuartizados y marcados
con símbolos que denotan altos niveles de prejuicio.

3. En este informe, la Comisión se enfoca en la violencia contra las personas LGBT como
una violencia social contextualizada en la que la motivación del perpetrador debe ser
comprendida como un fenómeno complejo y multifacético, y no sólo como un acto
individual. En ese sentido, la CIDH entiende que los actos de violencia contra las
personas LGBT, comúnmente conocidos como “crímenes de odio”, actos homofóbicos
o transfóbicos, se comprenden mejor bajo el concepto de violencia por prejuicio
contra las orientaciones sexuales y las identidades de género no normativas (en
adelante “violencia por prejuicio”). La violencia por prejuicio es un fenómeno social,
que se dirige contra grupos sociales específicos, tales como las personas LGBT, tiene
un impacto simbólico, y envía un mensaje de terror generalizado a la comunidad
LGBT. De manera similar, la Comisión estima que la violencia contra las personas

intersex es una forma de violencia por prejuicio contra la diversidad corporal y,
específicamente, contra las personas cuyos cuerpos no concuerdan con el estándar
socialmente aceptado de cuerpos femeninos y masculinos.

Capítulo 3
4. En relación con la legislación que criminaliza las relaciones sexuales entre personas
del mismo sexo, la CIDH observa que once Estados Miembros de la OEA, de la región
del Caribe Anglófono, tienen vigentes leyes que criminalizan las relaciones sexuales y
otros actos sexuales consensuales realizados en privado entre adultos, y un Estado
tiene vigente legislación que criminaliza el uso de prendas tradicionalmente
asociadas a otro género, lo que tiene un impacto negativo en la vida de las personas
trans. Si bien no es común que se inicien procesos penales en aplicación de estas
disposiciones legales, la Comisión nota que este tipo de legislación refuerza un
ambiente que condona la discriminación, estigmatización y violencia contra las
personas LGBT. Estas leyes refuerzan los prejuicios sociales existentes y aumentan
los efectos negativos que tales prejuicios tienen en las vidas de las personas LGBT,
particularmente en contextos donde la violencia por prejuicio contra personas LGBT
es predominante. Estas leyes condonan socialmente el abuso, reproducen la
intolerancia, y han sido utilizadas para justificar detenciones arbitrarias, abuso
policial, extorsión y tortura. Como resultado, las personas LGBT son criminalizadas
dentro del sistema de justicia penal. Como consecuencia de su privación de libertad y
criminalización sufren aún mayor discriminación y violencia. Asimismo, la Comisión
considera que estas disposiciones legales son incompatibles con el principio de
igualdad y no discriminación, de conformidad con el derecho internacional de los
derechos humanos.

5. La CIDH urge a los Estados de la región que tienen disposiciones legales vigentes que
criminalizan las relaciones sexuales consensuales entre adultos del mismo sexo, leyes
que sancionan actos de “indecencia grave” o “indecencia seria” –dirigidas a
criminalizar la intimidad sexual entre personas del mismo sexo- y leyes que
criminalizan el uso de prendas tradicionalmente asociadas a otro género (crossdressing),
a derogar estas leyes y, mientras ello ocurre, a imponer una moratoria
explícita y formal respecto de la aplicación de dichas leyes. Estas medidas enviarían
un mensaje claro a la sociedad en general, y a los agentes de seguridad del Estado, en
particular, de que dichas disposiciones legales no pueden ser utilizadas para
amenazar, extorsionar o cometer actos de violencia contra las personas LGBT o
aquellas percibidas como tales.

6. La Comisión también ha recibido información sobre el impacto de las leyes contra la
vagancia, las leyes que buscan proteger la “moral pública”, o los códigos locales sobre
contravenciones que, si bien no criminalizan directamente la actividad entre personas
del mismo sexo o a las personas trans, frecuentemente se interpretan y aplican de
manera que criminalizan a las personas LGBT. Bajo estos marcos normativos, las
definiciones amplias y vagas de conductas prohibidas abren la puerta a su
interpretación y aplicación arbitrarias contra las personas que son vistas como
desafiantes de las normas tradicionales y de las construcciones sociales sobre el
género, particularmente personas trans. Por ejemplo, la sola presencia de una
persona trans en un espacio público puede ser interpretada como una “exhibición
obscena” desde la perspectiva de la policía; lo mismo ocurre en relación con las
demostraciones de afecto en público entre parejas del mismo sexo. Estas leyes
facilitan el abuso policial, la extorsión y las detenciones arbitrarias, particularmente
de trabajadoras sexuales trans, con frecuencia sin control judicial, a través de
interpretaciones altamente subjetivas y prejuiciadas sobre concepciones vagas de la
“moral pública” y bienes jurídicos afines.

7. La CIDH recomienda a los Estados Miembros de la OEA que deroguen las
disposiciones legales que penalizan ciertas conductas en público, con el fin de
proteger “la moral pública”, y bienes jurídicos afines, sobre la base de motivos
vagamente definidos, que son aplicados de manera desproporcionada y criminalizan
a las personas LGBT.

Capítulo 4
8. El informe describe las múltiples formas de violencia letal y no letal contra las
personas LGBTI, incluyendo violaciones al derecho a la vida, tales como ejecuciones
extrajudiciales cometidas por actores estatales o con aquiescencia de éstos y
asesinatos cometidos por actores no estatales. Según el Registro de Violencia
realizado por la CIDH durante un período de quince meses (entre el 1 de enero de
2013 y el 31 de marzo de 2014) la mayoría de las víctimas de asesinatos y actos
graves de violencia fueron hombres gay y mujeres trans, o personas percibidas como
tales. Si bien la violencia contra personas LGBT es ejercida tanto por actores estatales
como no estatales, la CIDH ha recibido información en reiteradas ocasiones sobre
actos de violencia contra personas LGBT perpetrados por fuerzas de seguridad del
Estado, incluyendo actos de tortura, tratos inhumanos o degradantes, uso excesivo de
la fuerza, detenciones ilegales y arbitrarias y otras formas de abuso. Preocupa de
manera particular a la CIDH la detención ilegal y arbitraria en el contexto del abuso
policial contra las personas LGBT.

9. El informe aborda asimismo la violación y otras instancias de violencia sexual a las
que son sometidas las personas LGBT. La CIDH ha recibido información sobre el
estigma asociado a hombres gay que son víctimas de violencia sexual y los obstáculos
para denunciar esta violencia. La Comisión ha recibido información sobre casos de
violaciones dirigidas contra mujeres lesbianas, bisexuales y trans, o aquellas
percibidas como tales, incluyendo mujeres que son percibidas como “masculinas” o
que desafían las normas tradicionales sobre el género. Esta violencia sexual,
denominada de manera inadecuada como “correctiva”, es utilizada para sancionar y
castigar a las personas que desafían las normas tradicionales del género en razón de
su orientación sexual, identidad o expresión de género. La CIDH encontró que la
esencia de este crimen es el castigo a la sexualidad no normativa o la no conformidad
con el género.

10. La Comisión Interamericana está muy preocupada por la información que ha recibido
respecto de violaciones de derechos humanos de las personas intersex debido a que
sus cuerpos difieren de los estándares corporales “femeninos” y “masculinos”, tal y
como son definidos médica y culturalmente. Esto incluye cirugías de asignación de
sexo y operaciones de los genitales, las cuales son practicadas sin el consentimiento
informado de personas intersex. La mayoría de estos procedimientos son de
naturaleza irreversible y se encuentran dirigidos a “normalizar” la apariencia de los
genitales. Se ha reportado que estas cirugías y procedimientos causan un enorme
daño en niños, niñas y adultos intersex, incluyendo, entre otros, dolor crónico, trauma
de por vida, falta de sensibilidad genital, esterilización, y capacidad reducida o nula
para sentir placer sexual. Con frecuencia estas cirugías resultan en esterilización
forzada o coaccionada. Según la información recibida, estas intervenciones
constituyen una práctica estándar en los países de América. La CIDH también observa
que el acceso a la justicia para las personas intersex y sus familias es limitado.

11. La CIDH recomienda que los Estados Miembros de la OEA realicen las modificaciones
necesarias a su legislación y políticas con miras a prohibir los procedimientos
médicos innecesarios en niños y niñas intersex, cuando sean realizados sin su
consentimiento libre e informado, excepto en casos de riesgo médico o necesidad. Las
cirugías y otras intervenciones médicas que no son necesarias según criterios
médicos deben ser postergadas hasta que las personas intersex puedan decidir por sí
mismas.

12. Asimismo, la información recibida señala casos en los que las personas LGBT o
aquellas que son percibidas como tales son sometidas, usualmente por sus padres,
madres o parientes, a tratamiento psicoterapéutico, internamiento en “clínicas” o
campos, abuso físico y sexual, particularmente dirigidos contra mujeres jóvenes y
adolescentes. La Organización Panamericana de la Salud (OPS), expertos y expertas
de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han afirmado
que estos tratamientos no tienen base médica y representan una amenaza grave a la
salud y los derechos humanos de las personas afectadas.

13. Por otro lado, la CIDH y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión reafirman
que el derecho a la libertad de expresión es importante para garantizar el derecho a la
igualdad para grupos que han sufrido discriminación histórica. Asimismo, la Comisión
y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión subrayan que según los
principios de pluralismo y diversidad, la libertad de expresión debe ser garantizada
no sólo respecto de la diseminación de ideas e información considerada inofensiva
sino también en casos de discursos que chocan, molestan, ofenden o perturban al
Estado o a cualquier segmento de la población. La Convención Americana establece
que la libertad de expresión puede ser limitada hasta donde sea necesario para
garantizar ciertos intereses públicos o los derechos de otras personas. Estos límites
deben ser de naturaleza excepcional y cumplir los requisitos establecidos en el
artículo 13.2 de la Convención Americana. Específicamente, el artículo 13.5 de la
Convención Americana prohíbe la “apología del odio” que constituya una “incitación a
la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de
personas”. La CIDH y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión afirman que
el artículo 13.5 incluye la apología del odio que incite a la violencia ilegal contra un
grupo por motivo de su orientación sexual, identidad de género y diversidad corporal.

14. Según los estándares establecidos en la Convención Americana, una expresión no
puede ser prohibida simplemente porque expresa una idea u opinión provocadora,
ofensiva o estigmatizante. Por el contrario, debe incitar específicamente a la violencia
o a otra acción similar antes de alcanzar el nivel de un acto que debe ser prohibido
por la ley. La imposición de sanciones bajo el cargo de apología del odio –de
conformidad con la prohibición contenida en el artículo 13.5 de la Convención requiere
un estándar muy alto debido a que, como principio fundamental, la
prohibición de un discurso debe ser excepcional. La CIDH y su Relatoría Especial para
la Libertad de Expresión subrayan que debe adoptarse un enfoque comprensivo que
vaya más allá de medidas legales e incluya medidas preventivas y educativas para
responder y combatir el discurso de odio. Los Estados deben implementar medidas
para fortalecer las obligaciones de los medios públicos para que atiendan las
necesidades de información y expresión de esta comunidad, así como para promover
conciencia sobre los asuntos que les atañen. Los Estados también deben crear un
marco legal que promueva los medios comunitarios y proporcione apoyo, ya sea de
naturaleza financiera o regulatoria, para los medios de comunicación o para el
contenido mediático que provea información a las personas LGBTI y represente sus
necesidades. Adicionalmente, los Estados deben adoptar medidas disciplinarias
adecuadas respecto del discurso de odio o la incitación a la violencia por parte de
funcionarios públicos. Finalmente, la CIDH y su Relator Especial recomiendan que los
Estados promuevan que los medios jueguen un rol positivo en la lucha contra la
discriminación, los estereotipos, los prejuicios y los sesgos, lo que incluye subrayar
sus peligros, adherirse a los estándares profesionales y éticos más altos, abordando
los asuntos preocupantes de los grupos que han sufrido discriminación histórica y
otorgándoles la oportunidad para hablar y ser escuchados.

Capítulo 5
15. La violencia que enfrentan las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex es
diversa. En el presente informe, la CIDH analiza la situación de violencia que
enfrentan las personas en la intersección entre las orientaciones sexuales e
identidades de género no normativas y las variaciones en las características del sexo,
por un lado, y los siguientes factores, por el otro: etnia; raza; sexo; género; situación
migratoria; situación de defensor o defensora de derechos humanos; y la pobreza.
Estos grupos pueden sufrir un ciclo continuo de violencia y discriminación causado
por la impunidad y la falta de acceso a la justicia. La situación de personas privadas de
libertad se aborda en el capítulo cuarto.

16. En este informe, la CIDH también señala que la violencia, los prejuicios y la
discriminación prevalentes en la sociedad en general y al interior de la familia,
disminuyen las posibilidades de las mujeres trans de acceder a educación, servicios
de salud, albergues seguros y al mercado laboral formal. En consecuencia, la falta de
vivienda y la exclusión de la educación y del mercado laboral formal, vuelve a las
mujeres trans y a las personas trans más susceptibles de ser sometidas a diversas
formas de violencia. La violencia contra las personas trans, particularmente las
mujeres trans, es el resultado de la combinación de varios factores: exclusión,
discriminación y violencia en el ámbito de la familia, de la educación y de la sociedad
en general; falta de reconocimiento de su identidad de género; involucramiento en
ocupaciones que las ponen en un riesgo más alto de violencia; y alta criminalización.
Organizaciones latinoamericanas informan que la expectativa de vida de las mujeres
trans en la región es de 30 a 35 años de edad. Según la información estadística
recolectada por la CIDH, 80% de las personas trans asesinadas durante un período de
15 meses tenía 35 años de edad o menos. La CIDH ha recibido informes consistentes
que demuestran que las mujeres trans que ejercen trabajo sexual son particularmente
vulnerables a la violencia en su entorno comunitario, inclusive de asesinatos
cometidos por personas individuales, sus clientes, grupos ilegales armados o
pandillas.

17. La CIDH observa también que existe un fuerte vínculo entre pobreza, exclusión y
violencia. Las personas LGBT que viven en pobreza son más vulnerables al
perfilamiento y acoso policial, y en consecuencia a tasas más altas de criminalización
y encarcelamiento. Según la información recibida, las personas LGBT jóvenes no
tienen un adecuado acceso a la vivienda, lo que aumenta su riesgo de ser víctimas de
violencia. Además, la CIDH observa que los albergues y hogares comunitarios de
cuidado por lo general no son seguros para las personas LGBT, particularmente para
las personas trans y aquellas no conformes con el género. Asimismo, la situación
socioeconómica de las personas trans determina la calidad de los servicios médicos
que reciben, incluyendo las cirugías de afirmación sexual y otras modificaciones
corporales que son necesarias para algunas personas trans en el proceso de
construcción de su identidad.

Capítulo 6
18. Los Estados tienen varias obligaciones respecto de la violencia contra las personas
LGBTI, incluyendo la adopción de medidas para prevenir, investigar, juzgar, sancionar
y reparar dicha violencia. Respecto de la prevención, los Estados deben desarrollar
medidas de recolección de datos para estudiar y evaluar el alcance y las tendencias de
la violencia por prejuicio contra las personas LGBTI. Existen ciertas medidas que los
Estados deben adoptar respecto de su marco legal que pueden tener un impacto
concreto en los esfuerzos de prevención, tales como la adopción de leyes sobre
crímenes de odio, la inclusión de la orientación sexual y la identidad de género como
factores agravantes de las sanciones penales, y la prohibición legal de las cirugías o
intervenciones no necesarias desde un punto de vista médico que se realicen sin
consentimiento informado a niños y niñas y personas intersex. A pesar de las
deficiencias en la implementación de leyes contra crímenes de odio, la CIDH considera
que la adopción de estas disposiciones legales tiene un impacto simbólico en el
reconocimiento de estas formas de violencia y envía un fuerte mensaje a la sociedad
como un todo de que el Estado toma con seriedad estos crímenes.

19. También en el área de prevención de la violencia, los Estados Miembros de la OEA
deben adoptar un marco legal que proteja específicamente a las personas de la
discriminación basada en la orientación sexual, la identidad de género y la diversidad
corporal. Este marco normativo debe incluir leyes contra la discriminación,
enmiendas a la legislación existente para incluir la no discriminación basada en estos
motivos, y leyes sobre identidad de género. El derecho a la igualdad y no
discriminación implica que los Estados no sólo están obligados a dar igual protección
ante la ley a las personas bajo su jurisdicción, sino que deben adoptar medidas
legislativas, de política pública y de otra índole que sean necesarias para garantizar el
ejercicio efectivo de este derecho. En conexión con ello, la Comisión Interamericana y
la Corte Interamericana han interpretado que la orientación sexual y la identidad de
género están protegidas por la frase “otra condición social” del artículo 1.1 de la
Convención Americana.

20. En este informe, la Comisión Interamericana recuerda que es esencial que los Estados
adopten medidas para erradicar el estigma y los estereotipos negativos contra las
personas LGBTI, los cuales alimentan la discriminación y violencia en su contra. La
CIDH ha señalado que las declaraciones públicas positivas por parte de autoridades
del Estado son un factor clave en el combate de la estigmatización contra las personas
LGBTI, en tanto los Estados juegan un rol crucial al guiar los cambios sociales
dirigidos a combatir la discriminación y los prejuicios sociales. Las políticas estatales
dirigidas a educar al público sobre derechos humanos con una perspectiva de género
y diversidad no deben restringirse a los ámbitos educativos. Por el contrario, deben
ser transversales a todos los ámbitos en los que opera el Estado. La Comisión también
subraya la importancia de involucrar a la sociedad civil en el desarrollo de políticas
públicas dirigidas a proteger los derechos humanos de las personas LGBTI. Las
organizaciones, grupos y personas LGBTI deben ser sistemáticamente consultados e
involucrados en el proceso de toma de decisiones relativo al diseño de políticas
públicas y legislación que afecte a sus derechos.

21. Respecto de la investigación penal, la Comisión concluye que existe un enorme
subregistro de actos de violencia contra las personas LGBTI en Estados Miembros de
la OEA. Según la información recibida, en términos generales, las personas LGBTI y
sus familiares se enfrentan con varios obstáculos y barreras para acceder a la justicia,
incluyendo el maltrato proveniente de oficiales de la policía cuando intentan
denunciar crímenes; miedo a retaliación o mayor victimización (que afecta a víctimas,
familiares y testigos); miedo de revelar su orientación sexual o identidad de género;
falta de programas de asistencia legal o disponibilidad limitada de asesoría jurídica
accesible, calificada y respetuosa; falta de sensibilidad y entrenamiento de las y los
operadores de justicia, incluyendo jueces, juezas y fiscales, entre otros.

22. Cuando los Estados no realizan investigaciones exhaustivas e imparciales respecto de
los casos de violencia contra las personas LGBTI, se genera una impunidad frente a
estos crímenes que envía un fuerte mensaje social de que la violencia es condonada y
tolerada, lo que puede a su vez generar más violencia y conduce a las víctimas a
desconfiar en el sistema de justicia. La Comisión observa que las estadísticas precisas
sobre las tasas de condenas penales en casos de asesinatos y otros actos de violencia
contra personas LGBTI en los Estados de la región son limitadas o inexistentes. La
falta de estadísticas judiciales complica aún más el análisis de las situaciones de
impunidad en los casos de violencia contra las personas LGBTI. No obstante, varios
Estados y organizaciones de la sociedad civil han recopilado suficiente información
para contrastar el alto número de asesinatos con el bajo número de casos en los que
se abrieron investigaciones. De manera similar, existe una significativa diferencia
entre los casos en los que se abrieron investigaciones y los casos en los que se obtuvo
una decisión final condenatoria. Los resultados que han sido puestos en conocimiento
de la Comisión revelan elevados niveles de impunidad.

23. La CIDH ha recibido información de manera consistente sobre serias deficiencias en la
investigación de casos de violencia por prejuicio contra las orientaciones sexuales e
identidades de género no normativas. Al examinar con más detenimiento lo que está
generando esta impunidad, la CIDH concluye en este informe que en general en la
región existen deficiencias en la investigación y procesamiento penal de los casos de
violencia basada en la orientación sexual y/o identidad de género, tales como el
prejuicio contra las orientaciones sexuales e identidades de género no normativas
que influye en la forma en la que se conducen las investigaciones, así como la ausencia
de un enfoque diferenciado. Es usual que como consecuencia de estas presunciones
basadas en prejuicios, en vez de recolectar evidencia de manera exhaustiva y
conducir investigaciones serias e imparciales, los oficiales de la policía y otros
operadores de justicia dirijan sus acciones hacia la identificación de evidencia que
confirme sus hipótesis prejuiciadas sobre los hechos, lo que a su vez frustra los
propósitos de la investigación y puede conducir a la anulación de los procedimientos.
Estas presunciones también pueden conducir al abandono o archivo de las
investigaciones, o pueden incluso impedir la existencia de una investigación.

24. La CIDH ha recibido información que señala que, debido a los prejuicios prevalentes
en los sistemas de justicia de los países del continente americano, los asesinatos de
las personas LGBT suelen no categorizarse como crímenes por prejuicio. Por ejemplo,
los casos de asesinatos de personas lesbianas, gays y bisexuales son caracterizados
desde el inicio como delitos motivados por emociones, celos o razones relacionadas
con una relación amorosa previa. Respecto de las personas trans,
independientemente de si son trabajadoras sexuales o percibidas como tales, las
investigaciones con frecuencia estás prejuiciadas y sesgadas desde el inicio,
catalogando desde el principio a los asesinatos como si estuvieran relacionados con
una actividad criminal.

25. La Comisión reconoce que existen dificultades al momento de examinar si
determinada violencia está basada en prejuicio, particularmente en ausencia de una
confesión del perpetrador que confirme el prejuicio. Tal determinación requiere una
investigación exhaustiva sobre las razones de la violencia, llevada a cabo en
observancia del principio de debida diligencia. Además, existen algunos factores,
evidencias o circunstancias que pueden ser indicios valiosos para determinar la
existencia de tal motivación, a los que hace referencia la Comisión en este informe.
Los Estados deben garantizar desde el inicio de la investigación que se examinaron
los motivos de la agresión y que tal examen incluyó abrir líneas de investigación para
determinar si dicho crimen fue cometido con base en la orientación sexual o la
identidad de género, real o percibida, de la víctima o las víctimas. Dado el contexto
generalizado de violencia por prejuicio, la CIDH considera que las investigaciones
deben iniciarse bajo la hipótesis de que medió el prejuicio. Así, la hipótesis de si un
crimen estuvo motivado por el prejuicio puede ser confirmada o descartada durante
el curso de la investigación.

26. La Comisión urge a los Estados a adoptar todas las medidas necesarias para aplicar
estándares de debida diligencia en la prevención, investigación y sanción de la
violencia contra las personas LGBTI, independientemente de si la violencia ocurre en
el contexto de la familia, la comunidad o la esfera pública, incluyendo los ámbitos de
educación y salud. La investigación de los asesinatos y otros actos de violencia contra
las personas LGBTI debe empezar inmediatamente y sin demoras, y debe constituir
un esfuerzo por parte del Estado para adoptar todas las medidas necesarias en la
búsqueda de la verdad, con miras a esclarecer lo ocurrido y desenmascarar posibles
motivos prejuiciados.

27. Preocupa a la Comisión la información que indica que tribunales de la región han
eximido de responsabilidad penal, de manera parcial o total, crímenes cometidos
contra personas LGBT, como asesinatos u otras agresiones, debido a que habrían sido
cometidos en respuesta a insinuaciones sexuales (no violentas) de una persona del
mismo sexo que el perpetrador, o debido a la identidad de género de la víctima. La
CIDH urge a los Estados Miembros de la OEA a llevar a cabo las modificaciones legales
y de política pública necesarias para establecer expresamente que la orientación
sexual, la identidad de género o la expresión de género de las víctimas no puedan ser
utilizadas como justificación parcial o total de los crímenes cometidos en su contra.

28. La CIDH subraya que, además de la apertura de líneas de investigación que desde el
inicio de las investigaciones tomen en cuenta la posibilidad de que la motivación haya
estado basada en prejuicio, y de conducir investigaciones libres de estereotipos
relacionados con orientaciones sexuales e identidades de género diversas, los Estados
Miembros de la OEA deben tomar en consideración el contexto general de
estereotipos, prejuicios y violencia contra las personas LGBTI en sus países, los cuales
pueden estar más arraigados en lugares del interior de los países o fuera de las
principales ciudades. Además, al conducir las investigaciones, las autoridades del
Estado deben basarse en testimonios de peritos y expertos capaces de identificar la
discriminación y los prejuicios contra las personas LGBTI, que están arraigados en las
sociedades de la región. También se insta a los Estados a consultar con las
organizaciones de la sociedad civil con el fin de diseñar protocolos adecuados que
establezcan indicadores para identificar la violencia por prejuicio en un determinado
país.

29. Finalmente, la CIDH hace un llamado a los Estados Miembros de la OEA a adoptar
medidas para garantizar que las personas LGBTI que son víctimas de violaciones de
derechos humanos y sus familiares puedan acceder efectivamente a reparaciones, de
acuerdo con los estándares jurídicos interamericanos. Los Estados deben diseñar e
implementar programas de reparación que tengan en cuenta las necesidades
específicas de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex, y que sean
resultado de procesos de consulta con las organizaciones de la sociedad civil que
defienden los derechos de personas LGBTI.


  ViolenciaPersonasLGBTI CIDH by Chris King on Scribd



Siguenos en Nuestras Redes Sociales

Siguenos en Nuestras Redes Sociales

Servicios Psicológicos para Personas Trans.

Servicios Psicológicos para Personas Trans.
La salud mental es vital para poder llevar una vida saludable como personas trans. Trans Siempre Amigas (TRANSSA) Ofrece servicios psicológicos para personas trans con la Lic. Luz Aida Cruz quien de manera voluntaria pone sus capacidades a disposición de la población trans todos los miércoles de 2 a 5 pm. Un servicio totalmente gratis¡ Para citas llamar al 809-686-1949

Campaña #RespetaMisDerechos

Discriminación Cero

Todos y todas tenemos los mismos derechos.

Guias de Sexo Mas Seguro

Guias de Sexo Mas Seguro

El Placer de Protegerte Mujer Poderosa Spot de CVC/COIN

Igual a ti: Campaña contra la discriminación a personas trans

Campaña contra la discriminación de las personas trans elaborada por la Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans (RedLactrans), con el apoyo del Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre Sida (ONUSIDA) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS). No a la transfobia. Al igual a ti, tengo amigos, familia. Tengo proyectos, trabajo, planes. Tengo fe, creencias y esperanzas. Tengo amor, tristeza y alegría. Opinión y recuerdos. Tengo sueños y deseos. Tengo responsabilidades y derechos. Igual a ti, yo también quiero respeto.

Alto a la Transfobia

Alto a la Transfobia
Búsqueda personalizada
TRANSSA-Trans Siempre Amigas es una Organización que vela por el respeto y la equidad de las personas Trans (Transexuales, Travestis y Transgéneros) de República Dominicana. Promoviendo Liderazgo y Respeto hacia nuestras Trans.

Es un lugar donde las Trans de República Dominicana encuentran apoyo y un medio donde pueden llevar sus denuncias para así entre todos/as buscar soluciones y tratar de lograr una mejor calidad de vida para todos/as.

NUESTRA MISIÓN:
Ser una organización de Travestis, Transexuales y Transgeneros (Trans) Trabajando para lograr la unificación y el mejoramiento de la calidad de vida de su población mediante los principales problemas que afecta nuestra comunidad en materia, de Derechos Humano: Laborales, Servicios de Salud y Educación; Promoviendo Liderazgo, Apoyo Emocional, y Respeto, a todos/as los/as Trans. en República Dominicana.

NUESTRA VISIÓN:
Ser la Organización que vela por el Respeto y la Equidad de los/as Trans en República Dominicana; Comprometida con las soluciones a las problemáticas de la comunidad, protegiendo los Derechos Humanos individuales

OBJETIVO ESTRATÉGICO GENERAL:

Promover la defensa de los DDHH (Derechos Humanos) de la población Trans, a partir de la reducción de la discriminación de la población general hacia nuestra comunidad.

OBJETIVOS ESTRATÉGICOS ESPECÍFICOS:
*Promover a través de charlas con profesionales de la psicología y otras áreas la aceptación de los familiares de la población Trans.

*Promover la defensa de los DDHH de los/as Trans, en la población general a través de campañas de IEC.

*Desarrollar programas a lo interno y externo de la comunidad que vinculen la espiritualidad con la identidad Trans.

*Realizar talleres en los centros educativos con el tema de diversidad sexual para capacitar al magisterio y que sirvan de multiplicadores con sus estudiantes.

*Realizar talleres para la comunidad Trans, sobre los derechos que posee, de manera que se empoderen, defiendan y no permitan que estos les sean violados.

*Crear un espacio de encuentros, talleres, charlas, …enfocadas a la convivencia y unión entre la comunidad Trans, a partir de los temas de autoestima, liderazgo, apoyo comunitario, orgullo Trans, prevención de ITS(Infecciones de Transmisión Sexual), VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) y SIDA(Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida).

POLÍTICAS FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL:
*Mantener el respeto entre los/as miembros del programa y a la opinión de uno al otro.

*Crear conciencia entre todos/as los/as miembros que el espacio de TRANSSA es un lugar de apoyo y comprensión donde se facilita el buen desenvolvimiento de todos/as los/as miembros y el apoyo masivo hacia nuestra institución.

POLÍTICAS EN SERVICIO:
*La organización TRANSSA basa su accionar en el trabajo en equipo como forma de garantizar el aporte a la comunidad a la que servimos.

*El espacio de TRANSSA siempre será un lugar de seguridad, confidencialidad y de apoyo para todas las participantes.

*Nuestro grupo tiene las puertas abiertas para cualquier Trans y todo tipos de colaboradores no importa su estatus social, político, ni económico, ni creencias religiosas.

Conversando entre Trans “

TRANSEXUALES, TRAVESTIS, TRANSENEROS Y
TRANSFORMISTAS

(Autoestima, Identidad, Sexualidad, Infecciones de Transmisión Sexual ITS, VIH, Sexo Seguro, Derechos Humanos, Hormonas, Manejo de Conflictos, etc.)

Todas las semanas un tema de tu interés.

Oficina: C/ Josefa Brea #94 (2do. piso) frente al Colegio Santo Domingo, Bameso (Próximo al Centro Bono)
Sto. Dgo. D.N, República Dominicana.

Telefono: 1-809-686-1949
Email: transsadominicana@mail.com
Twitter: TRANSSA_TransRD
Facebook: http://www.facebook.com/pages/TRANSSA-Trans-Siempre-Amigas-/106685852705863

Bandera Trans

Bandera Trans

IDENTIDAD Y TRANSFOBIA

Identidad Sexual

• La identidad sexual es la conciencia propia e inmutable de pertenecer a un sexo u otro, es decir, ser varón o mujer.

Transfobia

• La transfobia hace referencia a la discriminación hacia la transexualidad y las personas transexuales o transgénero, basada en su identidad de género interna.

• Intencionada o no, la transfobia puede tener consecuencias graves para el objeto de la actitud negativa. Las personas trans también experimentan homofobia por parte de personas que incorrectamente asocian el trastorno de identidad de género como un tipo de homosexualidad.

Algunas Identidades Trans

A continuacion les presentamos algunas de las Identidades Trans

Travestismo


• El travestismo, consiste en utilizar la vestimenta y complementos socialmente delimitados para el sexo opuesto.

• Para aquellas personas que adoptan por motivos artísticos el aspecto y actitudes culturales convencionalmente aceptados para el otro sexo, y con ello crean un personaje artístico en el que se "transforman" se utiliza el término transformismo.

• Para aquellas personas que sufren una discordancia entre el sexo mental y físico se utiliza transexualidad

Transgenerismo

• Transgénero es un término general que se aplica a una variedad de individuos, conductas y grupos que suponen tendencias que se diferencian de los roles de género normativos (hombre o mujer) que normalmente, aunque no siempre, son asignados al nacer, y del rol que tradicionalmente tiene la sociedad.

• Transgénero es el estado de la identidad de género de uno mismo (autoidentificación como hombre, mujer, ambos o ninguno) que no se corresponde con el "género asignado" a uno mismo (la identificación por parte de los demás de si se es hombre o mujer en función del sexo genético o físico).

Drag Queens

• Drag queen es un hombre o mujer que se viste y actúa como una mujer exageradamente, de forma provocativa y para dar más efecto cómico, dramático o satírico. Es una forma de transformismo con fines primordialmente actorales o de entretenimiento en espectáculos públicos.

• La mayoría de las drag lo son como entretenimiento, profesión o como fin artístico, de forma que llamen más la atención o como un camino más rápido a la fama. Hay un importante número de heterosexuales que también son drag queen, como también muchos transexuales.

• Drag queen también se llama a veces al travesti, aunque ambos términos tienen connotaciones distintas. Una drag queen viste con el fin de entretener o actuar y no es habitual que se utilice para describir a un travesti, ya que ésta es tan sólo una parte de la identidad o vida sexual de la persona en cuestión.

Transexualidad

• Una persona transexual encuentra que su identidad sexual está en conflicto con su anatomía sexual. Es decir, se produce una disconformidad entre su sexo biológico y su sexo social y el sexo psicológico.

• Una mujer transexual es aquella que nace con anatomía masculina y un hombre transexual es el que nace con anatomía femenina. Es decir, se les designa por el sexo con el que se sienten identificados y no por el sexo al que al nacer corresponden, por ejemplo, sus genitales.

Material suminstrado por: Amigos Siempre Amigos - ASA

Videos con informaciones sobre VIH/SIDA

Loading...

Videos actividades y acciones de TRANSSA, activismo GLBT y shows artísticos Trans.

Loading...